UNA BODA REAL

Todas hemos soñado alguna vez con el vestido de nuestros sueños. Un velo que recorre kilómetros y un vestido que realce nuestra figura. Así mismo lo ha hecho esta primavera Meghan Markle, actual Duquesa Sussex, quien optó por un estilo clásico pero ineludiblemente brillante.

 

aa

 

 

Para la ceremonia se decantó por una seda blanca diseñada por Clare Waight Keller, actual directora creativa de la casa Givenchy. Era un vestido minimalista, con una cola ligeramente prolongada, escote barco y manga francesa. El vestido era entallado, con una falda sujeta por una enagua en organza de seda. En cuanto a los zapatos, escogió un diseño sencillo de color blanco y de la misma casa.

 

 

 

La duquesa dio en el clavo con el vestido, pero no cabe duda de que el velo y la tiara se coronaron como pieza principal del look nupcial. Al parecer, la tiara es una reliquia familiar que fue creada en 1932 y perteneció a la abuela de Isabel II. Está iba acompañada por un velo de tul de seda confeccionado en triple organza que medía cinco metros. Este velo recogía un significado secreto: El velo escondía entre sus flores un trozo de tela azul perteneciente al vestido de Meghan en su primera cita con el príncipe Harry.

aaa

El segundo vestido de la duquesa fue creado por la hija del diseñador británico Paul McCartney, Stella McCartney. Este vestido, también blanco, seguía manteniendo la misma línea clásica y elegante del diseño anterior. Era un vestido largo hecho con crêpe de seda, que destacaba por su cuello alto y la espalda al aire.

Ambos vestidos de la nueva integrante de la casa real británica se han postulado como iconos nupciales, convirtiéndose en fuentes de inspiración para muchas otras casas. Casas como la nuestra, con un gran potencial, que hacen de tu vestido soñado una realidad. En Javier Barroeta haremos tu vestido a tu medida y gusto.

Te esperamos pronto.

 

Trackbacks and pingbacks

No trackback or pingback available for this article.

Leave a reply