Las flores de mi boda

El día de la boda todo pasa muy rápido. Los nervios, la emoción, los detalles. Sentimos cantidad de cosas en milésimas de segundos y los días posteriores aún cuesta asimilar todo lo ocurrido. No obstante, hay algo que no se olvida: el lugar y sus encantos, el ambiente que se respira.    

En los preparativos de una boda las flores juegan un importante papel. Son decisivos a la hora de crear la atmósfera perfecta. No solo por su color y aroma, sino también por el significado que transmiten. Por ello, es muy importante decidir qué ambiente queremos crear en nuestra boda: de alegría, amistad, familiar…. Como dice Raquel Canseco, escritora de Dorothy’s Readsohes, “ los aromas evocan recuerdos”, pero hay que saber utilizarlos adecuadamente.

 

1 2

 

Una boda requiere tiempo y dedicación, por ello muchas veces la opción más acertada es dejarse aconsejar por profesionales, sobre todo si eres de esas que no deja nada al azar. No obstante, hay alguna que otra técnica para acertar con nuestra elección:

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la época del año en la que vamos a hacer la celebración. Cada estación ofrece flores diferentes y son las adecuadas para que luzcan perfectas en esa estación del año.

3  En verano utilizaremos flores que aguanten altas temperaturas de calor     y  que den sensación de frescura como las lilas, gardenias, jazmines y   muchas más. En Invierno, sin embargo, utilizaremos colores más vivos y   llamativos para dar vida y alegría a la ceremonia. La flor perfecta sería la   dalia.

Como ya hemos dicho anteriormente la decoración del lugar en donde va   a transcurrir la ceremonia es muy importante para crear el ambiente   perfecto. Uno de los factores más decisivos es si la ceremonia se llevará   por vía religiosa o civil. En el caso de elegir la primera opción lo idóneo   sería optar por unas flores más clásicas, concordando con la arquitectura   del lugar. En las bodas civiles, en cambio, dependerá de las     características del lugar elegido.

Otro gran factor a tener en cuenta es el lugar en que se llevará a cabo la   celebración. Si vas a casarte en un espacio abierto, al aire libre, es   recomendable decorarlo con plantas y flores que transmitan frescura y   naturalidad, siempre acorde con el entorno. Si el lugar elegido fuese cerrado, un restaurante o un hotel por ejemplo, debemos contemplar los detalles y adornos del lugar para no cargarlo demasiado y que no se lleve todo el protagonismo.

En definitiva, el entorno del que nos rodeamos ese día tan especial es decisivo a la hora de elegir las flores adecuadas. Son las flores que decorarán nuestros recuerdos y nos harán volver a ese precioso día.

Trackbacks and pingbacks

No trackback or pingback available for this article.

Leave a reply